Resurfacing fotoacústico o fotomecánico con láser de picosegundos fraccionado: rejuvenecimiento con rápida recuperación

Dr. H. Robledo

Los láseres Q-Switched de picosegundos ya llevan casi una década entre nosotros desde la salida al mercado del primer dispositivo: Picosure®, el láser Alejandrita (755 nm) de picosegundos, que Cynosure® lanzó en 2013. Aunque inicialmente surgieron para cubrir la necesidad de eliminar los tatuajes no deseados con menor número de sesiones, lo cierto es que, con posterioridad, se han desarrollado un gran número de indicaciones.

Entre todas estas indicaciones y aplicaciones de los láseres de picosegundos, probablemente la más interesante sea la del rejuvenecimiento mediante el empleo de lentes fraccionadas difractivas. Mediante este tipo de lente se divide el pulso del láser en microhaces fraccionados de alta energía manteniendo la duración ultracorta de picosegundos.

El empleo de este tipo de lentes que genera zonas de alta energía de picosegundos produce en la piel una serie de cambios únicos, nunca vistos hasta ahora con otros dispositivos. Se crean unas vacuolas intraepidérmicas sin prácticamente generación de calor en la piel. Esto genera una señalización celular que estimula la síntesis de nuevo colágeno, pero evitando los efectos secundarios de los láseres térmicos, molestias y recuperación de los dispositivos que sí liberan grandes cantidades de calor sobre la piel (como los láseres fraccionados convencionales, ablativos y no ablativos).

Láser de picosegundos: láseres fotoacústicos

Nota: Fundamentalmente hay dos tipos de láseres en las aplicaciones cutáneas, los que hacen su efecto mediante la elevación de la temperatura por absorción de su luz en los cromóforos específicos y basados en el tiempo de relajación térmica, TRT, de las estructuras, Anderson y Parrish, Science 1983, concepto por el cual los láseres en la medicina comenzaron a ser específicos y los láseres que hacen su efecto mediante presión, Robledo H 2020, San Sebastián, España, tiempo de confinamiento inercial, TCI. El tiempo de confinamiento inercial (TCI) se define por el tiempo que tarda una onda de presión en atravesar la estructura objetivo (también denominado el tiempo de transición de la onda - TTO), la duración del pulso t debe ser menor que d/2 s, donde d es el diámetro del objetivo y Cs es la velocidad del sonido, por lo que el d = t x 2 Cs.

El uso del láser de picosegundos fraccionado ha sido estudiado en situaciones tan diversas como rejuvenecimiento facial, cicatrices de acné y de otro tipo, estrías, melasma, etc. No en vano, más de la mitad de todos los estudios con láseres de picosegundos se han desarrollado con este equipo, y el 75% de ellos versan sobre tratamientos de pigmento, rejuvenecimiento o cicatrices. En el caso de cicatrices de acné ya existen estudios que demuestran más eficacia incluso que los láseres fraccionados no ablativos convencionales (por ej. los de Erbio:Glass de 1550 nm), e incluso eficacias similares a láseres fraccionados ablativos como el láser de CO2 o láseres de Erbio:YAG.

La principal ventaja de esta tecnología es la rápida recuperación de los pacientes, que presentan eritema y mínima inflamación durante pocos días o incluso horas, frente a las alternativas previamente disponibles. Además, el empleo de mínimas o nulas cantidades de calor liberado a la dermis, previene la aparición de complicaciones posteriores tales como hiperpigmentaciones, hipopigmentaciones o cicatrices inestéticas. Esta ventaja hace que la tecnología de picosegundos fraccionada sea incluso segura en pieles oscuras, y hacer tratamientos en verano sin peligro de hiperpigmentaciones (manchas) y sin dejar de tomar el sol.

Mediante los láseres de Picosegundos se pueden tratar de una sola vez:

Láser de picosegundos: tratamientos de una sola vez